Biografía

» Mi formación artística ha sido esencialmente autodidacta, adquirida a través de una investigación constante y exhaustiva, buscando todo aquello que pudiera acercarme a mi meta.

Este afán además de proporcionarme una enorme satisfacción, me ha permitido a mi juicio, desarrollar una técnica y una visión bastante singulares en todas las vertientes de mi obra.

En la pintura, trato de alcanzar la sencillez máxima, llagar a la esencia, expresar lo máximo con lo mínimo. «

Raquel G. Montero

Subtítulos

En la escultura, aunque siempre he seguido las mismas premisas, hago más confesiones a la grandiosidad, a lo rotundo.

Me gustan especialmente los monumentos urbanos, en los que puedo dar rienda suelta al sentimiento de desmesura, que algunas veces me embarga.

 

Tal vez, porque la difícil situación actual ha impedido, que dos de mis maquetas hayan podido llevarse a cabo, me he volcado en diseños más pequeños y delicados, incluso frágiles.

Otra de mis inquietudes más íntimas, es la literatura, pues me permite expresar lo intangible, acceder a la esencia de mi naturaleza, pues solamente, plasmándolos, puedes descubrir realmente tus propios sentimientos. En esta faceta reconozco ser, más barroca y excesiva, ya que me dejo llevar por la riqueza del lenguaje, una muestra de ello, son los dos libros que he escrito, “Mundo Evo”, dura crítica social, sutilmente camuflada en un argumento un tanto poético e imaginativo y “Xana”, profunda reflexión sobre la soledad del hombre como ser.